Cosecha mecánica de berries.

La disponibilidad y el aumento en el valor de la mano de obra hacen necesario comenzar a mirar más de cerca la cosecha mecanizada. Una de las respuestas que más se repiten frente a la pregunta de cuál es el rubro frutícola más dinámico y exitoso de los últimos años es, sin duda, los berries. Cultivo que se extiende cada vez a más zonas del país y que motiva seminarios como el de Producción y Futuro de los Berries en la IX Región, que tendrá lugar el 5 de octubre en Temuco, organizado por la Revista del Campo y la UC.

Sin embargo, detrás del éxito también hay inquietudes. Porque es un cultivo de alta demanda de mano de obra.La recuperación de la economía se ha traducido en la creación de una mayor cantidad de empleos de mejor calidad, con el consecuente aumento del ingreso per cápita. Así, para los próximos años se prevé una mayor escasez o nuevas alzas en las remuneraciones de la mano de obra agrícola. Por lo tanto, se requiere encontrar o adoptar nuevas y diferentes formas para mantener la competitividad del negocio, como por ejemplo, la cosecha mecanizada.

Según señala Felipe Rosas, director de RConsulting, esto se hace más patente en el arándano, por cuanto de las 6 mil hectáreas plantadas, más otras 2 mil que se estarían estableciendo este año, tan sólo el 30% se encuentra en plena producción. Cabe recordar que este frutal es altamente demandante en mano de obra durante la cosecha.Rosas argumenta que si bien los precios del arándano seguirán atractivos, no existe precio que se pague a todo evento y que en el largo plazo se debe orientar el cultivo necesariamente a la producción mixta: para fresco y procesamiento, fórmula esta última que permitiría la cosecha mecanizada.


En Linares en huertos de frambuesa donde se ha implementado la cosecha mecanizada los resultados son evidentes. Según ejemplificó el administrador de Río Grande S.A., Pablo Ossandón, en el seminario Berries, una realidad exportadora creciente, para un huerto de 14,5 há se requieren 5 personas, en circunstancias que cuando la cosecha es manual los requerimientos son de 102.Eso sí, por el daño que produce en la fruta la cosecha mecánica sólo es apropiada para huertos destinados a la industria.

En este escenario, la evaluación económica mostrada por Ossandón indica que el margen neto por hectárea, para un rendimiento de 12 ton/há, alcanza a US$ 1.648 al emplear cosecha mecanizada y a US$ 350, en el caso de la cosecha manual.Las cosechadoras disponibles en el mercado son de cabeza rotatoria, simple o múltiple. El trabajo se logra mediante varillas o varas que se remecen, balancean o rotan a través de la hilera.

También las hay que poseen un principio de funcionamiento por aire forzado.Las máquinas avanzan sobre las hileras en forma continua agitando el alambrado, cañas y ramas principales para desprender el fruto maduro. Utilizan dedos de goma que vibran horizontalmente o verticalmente y rotan.El fruto maduro cae sobre una plataforma retráctil, formada por varias secciones independientes, que se acoplan a la base de las plantas abriéndose y cerrándose de acuerdo al obstáculo que encuentran al avance de la máquina. Posteriormente, los frutos se desplazan hacia las correas transportadoras, que permiten el paso de la fruta por los limpiadores de aire (ventiladores) para remover hojas y cuerpos extraños, y luego pueden pasar a correas de selección o directamente a los recipientes de cosecha (bandejas).

Las cosechadoras que funcionan por aire forzado son modelos de reciente introducción en el mercado. El aire es dirigido hacia ambos lados de la hilera en forma vertical y horizontal de ángulos regulables, remeciendo las plantas y produciendo el desprendimiento del fruto de ellas. Por lo tanto, no existe contacto de la máquina con el material vegetal y el daño de la fruta es menor en comparación a las alternativas anteriores.

Realidad nacional

En Chile, el 3 a 5% de la frambuesa se cosecha en forma mecánica. Uno de los factores que han impedido su mayor expansión ha sido el dominio de la variedad Heritage en las plantaciones. La adhesión del pedúnculo en esta variedad es muy alta de manera que el desprendimiento no es muy satisfactorio. Todo lo contrario ocurre en EE.UU., donde predomina Meeker que no presenta este inconveniente. Acá, el destino de la producción también es diferente. Mientras en Chile se destina a IQF, en EE.UU. va en su mayoría a pulpa con y sin semilla.

Por otro lado, con los nuevos modelos está quedando atrás otro inconveniente que presentaba la cosecha mecanizada, la calidad de la fruta obtenida. Con las nuevas máquinas y manejo adecuado hoy se alcanzan cosechas sobre el 60% IQF en frambuesa Heritage.El resultado final dependerá de todos los factores involucrados en el negocio, entre los que cabe destacar la eficiencia en el diseño del huerto para la cosecha mecánica; variedades elegidas y manejo de las plantas para cosecharlas mecánicamente, entre otros.

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar